Foto patrimonio digital 2

La guerra existe, es una verdad incuestionable. Las pérdidas existen, humanas irreparables y materiales, que hasta ahora lo eran. En estas situaciones no solo se pierden viviendas o negocios (imprescindibles para la vida diaria de los que allí habitan). También se destruye el patrimonio cultural de la humanidad. Aunque ahora el patrimonio digital ha encontrado una solución para reconstruir.

Pero no solo la guerra destruye monumentos, también los fenómenos meteorológicos son otro factor para de riesgo. La riqueza cultural de la que disponemos está en continuo ataque.

En Oriente Medio sí es la guerra la que ha devastado un gran número de lugares llenos de cultura. Así pues, desde Irán han propuesto un proyecto con el objetivo de digitalizar su patrimonio y  preservar mediante la impresión 3D las estatuas, monumentos y construcciones más antiguas.

La iniciativa se llevó a cabo por el Museo Nacional Iraní y el Ministerio de Ciencia y Tecnología. Han seleccionado un número de monumentos antiguos para su restauración.

El proceso constará de dos fases:

La primera fase:

Constará de la creación de los modelos en 3D de los monumentos o lugares seleccionados. Se usará fotogrametría, un proceso de digitalización en 3D que se basa en la unión de imágenes desde diferentes ángulos. Así el modelo 3D digital es más preciso.

La segunda fase:

Sse imprimirá dicho modelo y se procesará para que su aspecto sea idéntico al monumento real.

El Anuario 2017 de Acción Cultural Española (AC/E) ha analizado cómo la tecnología digital ha salvado en numerosas ocasiones el patrimonio y cómo puede seguir atrayendo a turistas.

Por ejemplo, a principios de este año se supo de la demolición de la Casa Guzmán, importante monumento del patrimonio arquitectónico español, por el célebre arquitecto Alejandro de la Sota. En este caso se ha optado por su patrimonio digital, escaneando todos sus fondos para intentar que la pérdida sea lo más leve posible.

La Fundación Factum Arte se dedica al patrimonio digital.

Rescatan algunos de los bienes patrimoniales más valiosos del mundo. Para conseguir la textura de telas y bajorrelieves tuvieron que inventar un escáner capaz de captarlos al detalle. Gracias a él pueden imprimir en 3D una superficie con idéntico entramado, grosor y gesto de trazo de gubia. Sobre ésta, le adhieren una piel elástica en la que está impreso el color. De este modo se reprodujo la tumba de Tutankamón y ahora se planea construir el facsímil de la Seti I.

Sean cuales sean los motivos por los que se ven perjudicadas las construcciones culturales, el mundo de la impresión 3D ayudará a la reconstrucción de una manera fácil, sencilla y económica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *